TODOS LOS HOMBRES DEL PRESIDENTE Y EL WATERGATE, UN TRABAJO BIEN HECHO

All the president’s men o Todos los hombres del presidente, como llegó traducida a España, es una de las películas que mejor ha reflejado la realidad del periodismo. Más concretamente la de una redacción de periódico, la del Washington Post, en un momento tan interesante como la investigación del caso Watergate.

La película, dirigida en 1976 por Alan J. Pakula y protagonizada por Robert Redford (también productor) y Dustin Hoffman, fue galardonada con cuatro Oscar. Se trata de la adaptación cinematográfica del libro de los dos periodistas que protagonizan el film, Robert Woodward y Carl Bernstein, quienes desataron el escándalo del Watergate.

Robert Redford decidió producir este film por lo interesante que podía llegar a ser para el público y esclarecedor de todos los hechos. Con esta película la gente entendería el enorme trabajo de unos periodistas que se habían esforzado por hacerlo bien. Finalmente Redford terminaría protagonizando la película, encarnando a Robert Woodward, junto a Dustin Hoffman que representaría a Carl Bernstein.

La película narra como los periodistas van tirando de un pequeño hilo hasta llegar a derrocar a un presidente. Unos hombres de la CIA son descubiertos en la sede general del Partido Demócrata, todo apunta a espionaje pero eso hay que probarlo y demostrarlo. Esa es la labor del periodista. Dos jóvenes periodistas con ambición y trabajo duro son una buena combinación para conseguir grandes resultados.

Woodward y Bernstein no están solos. Necesitan que sus jefes, los que aparecen luchando por la agenda de noticias a incluir en el periódico, les den su voto de confianza. Así ocurre y, no sin muchos contratiempos, terminan consiguiendo algo que ni siquiera esperaban. Cuanto más alto se sube más alta es la caída, pero Woodward y Bernstein saben aterrizar suavemente respaldados por la honestidad y el trabajo bien hecho.

Es muy interesante como el film refleja el trabajo de Woodward y Bernstein respecto a las fuentes. Su empeño por contrastar todas las informaciones, su manera de entresacar las palabras a los afectados de forma no comprometedora e inventando una nueva forma en cada ocasión. Woodward y Bernstein van aprendiendo de sus errores, no se dan por vencidos y aguantan la embestida de quienes, como los políticos tramposos de la película, engañan y hacen todo lo posible por conservar su posición.

 

P. D: Es muy recomendable que veáis la película en versión original, subtitulada o sin subtitular depende de vuestro nivel de inglés que la película es estadounidense. Es algo recomendable con todas las películas, ya que es tal y cómo se han concebido y no una adaptación, pero con ésta especialmente por su mal doblaje. Sobre todo es malo el de las escenas añadidas que resulta incluso gracioso de lo incomprensible que resulta. Además son escenas de las que, presumiblemente, prescindieron en el metraje original y que realmente no aportan nada. Sólo sirven para distraer la atención. ¿Tan difícil era ponerles unos subtítulos? 

Anuncios

Una respuesta

  1. […] – Todos los Hombres del Presidente, un trabajo bien hecho […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: